Compañía Sudamericana de Billetes de Banco S.A.

por Nora Emma Matassi

La industria gráfica a fines del siglo XIX

 En 1914, según el Tercer Censo Nacional, la industria gráfica, ocupaba el sexto lugar en cantidad de obreros, número de establecimientos y fuerza motriz utilizada. En la creciente ciudad de Buenos Aires, la industria ocupaba 8000 trabajadores. Para ejemplo, citaremos la actividad de la Cía. Gral. de Fósforos quienes llegaron a imprimir 120.000.000 hojas al año, con 900 obreros; Angel Estrada, que editaba los textos escolares para Centro y Sudamérica.

Este fue un desarrollo sostenido, tanto en maquinaria, capital y personal capacitado, y fue posible gracias a la formación paulatina de un mercado interno con avidez por consumir las diversas publicaciones, libros, diarios, periódicos, tickets, billetes de lotería, naipes, libros en blanco, papelería escolar, acciones, folletería, etc.

Había otras empresas impresoras en Buenos Aires; Guillermo Kraft Ltda. (1864), Casa Jacobo Peuser (1867), Compañía General de Fósforos (1889), Ricardo Radaelli (1897) Talleres de la Penitenciaria Nacional (c.1880), Casa de Moneda de la Nación (1881- los primeros años se dedicó en exclusividad a acuñar monedas, luego progresivamente fue incorporando la actividad gráfica). El proceso de concentración y centralización del capital más intenso desde 1890, se consolidó con la formación de grandes establecimientos y con la introducción de maquinaria proveniente de Europa y de los Estados Unidos.

Compañía Sudamericana de Billetes de Banco S.A.

Fue durante el mes de enero de 1882, cuando se asociaron los señores Federico Laass y Curt Stiller, para fundar una pequeña imprenta, STILLER Y LAASS, con anexo para litografía y papelería, que al poco tiempo creció pareja con la demanda ocasionada por la llegada al país de grandes contingentes de inmigrantes, lo que aumento considerablemente la población de Buenos Aires.

Hacia 1887, la sociedad creció y se perfeccionó de tal manera que logró darle a Buenos Aires la primera imprenta al mismo nivel que las de Europa y Estados Unidos.

Se refundó con el nombre: COMPAÑÍA SUDAMERICANA DE BILLETES DE BANCO, en diciembre de 1887, con un capital de 1 millón de escudos que se reunió por medio de acciones, que gracias a las ganancias producidas por la gran cantidad y calidad de los trabajos realizados hacia 1890 había duplicado el capital.
La nueva empresa se instala en un terreno de 3000 metros cuadrados en la calle Chile 263, a metros de la elegante y arbolada Avenida Paseo Colón, que se lucía con sus casonas de floridos y cuidados jardines.

nora_1

Las primeras obras comenzaron en 1888 y se administraba desde las oficinas de San Martín 155.

Todas las técnicas novedosas referidas al arte gráfico se implementaron con gran éxito, grabados en distintos metales, antotipia y heliografía (implica el uso de la luz y los ácidos), litografía, cromolitografía, y galvanoplastia.

Mas allá de la gran obra literaria, científica e histórica que fue impresa en esta Compañía para abastecer un mercado ávido de nuevas publicaciones, lo que más jerarquizó e hizo que hoy estemos hablando de ella, fue que en algún momento de nuestra historia fue impresora de valores diversos, billetes, billetes de lotería, sellos postales, fiscales, letras de cambio y papelería para el Estado.

Fue la única de estas empresas privadas nacionales que tuvo la responsabilidad de imprimir billetes de banco, no sólo para nuestro país, sino también para países limítrofes como Chile, Uruguay y Brasil, como así también valores postales.

Esto conllevó organizar un sistema de seguridad y control estricto, desde la entrada a la salida del personal; el traslado y la guarda de papeles de seguridad y valores impresos.

El Edificio

El edificio contaba con cuatro pisos, hierro y ladrillos armados, paredes desnudas de revoques dejaban ver el color rojo de los ladrillos y el blanco verdoso del cemento, al estilo de la arquitectura fabril inglesa.

El frente estaba distribuido como un gran rectángulo dividido en cinco partes: tres en el medio, dos a los lados en donde se encontraban las puertas.

Seis medio ventanas que se dividían en tres mitades; naciendo del subsuelo e iluminando las habitaciones subterráneas otras tres, también de tres divisiones que se sucedían una sobre otra en el medio. En los dos espacios laterales sobre la puerta en cada piso una sola ventana.

En el último piso las ventanas eran cuatro por cada espacio del medio y dos a los laterales: todas juntas formaban una elegante galería con cornisa y parapeto que coronaba todo el edificio.

El patio, al que se ingresaba por la puerta derecha era rectangular, embaldosado y protegido entre cuatro paredes altísimas. Al oeste, el cuarto de motores con su elevada chimenea.

En el segundo piso había dos salas paralelas, la sala este, cuyos ventanales daban al río era para los diseñadores y la que daba al patio interno, para los grabadores, quienes estaban preparados para trabajar sobre piedras traídas de Alemania (litografía), madera, cobre, acero, cinc.

La sala de los grabadores, con amplios ventanales hacia el patio, que otorgaban la suficiente luz natural necesaria para este tipo de trabajos artísticos, minuciosos y detallistas.

En su interior veinte mesas anchas y largas, ubicadas una tras otra donde se colocaban las planchas de cinc y las piedras litográficas.

nora_2.jpg

Al este, en el sótano, el depósito de papel, sobre el cual, en el primer piso, los talleres de tipografía, galvanoplastia, y preparación de piedras para litografía

En el lado Norte se realizaba la guarnición y embalaje, el papelerío en el segundo piso y la impresión en el tercero. El cuarto piso se reservaba únicamente a la fabricación de billetes de banco y valores, cuidado con recelo por el Gobierno, con la vigilancia e inspección rigurosa del Directorio. Todos estos sectores estaban aislados con fuertes rejas de seguridad, reforzadas aun más en la gran habitación del fondo donde se guardaban las planchas de billetes. Antes de entrar al tesoro, donde se empaquetaba y guardaba el dinero debía de ser numerado de uno en uno. Todo el trabajo, traslado y recontado se hacía en sectores protegidos por fuertes rejas. Actividades de soporte como herrería, mecánica y carpintería estaban organizadas en sendos talleres en el subsuelo.

Eran tres y cada uno ocupaba un ala del edificio.

nora_3.jpg

El proceso de preparación de las planchas se realizaba de la siguiente manera:

Con un afilado buril se grababa la plancha por uno, a mano, que posteriormente era templada en un proceso simultáneo de calor- frío, primero se calentaba y luego se la sumergía en agua para enfriarla.

121.jpg

Este proceso lo contraía, le daba el grado de dureza y a su vez de plasticidad necesaria, para la transferencia al rodillo.

Esta planchuela grabada, era llevada a una máquina «de transferencia». Aquí, se tomaba un cilindro de la misma superficie y dureza que la plancha; se lo colocaba debajo de la misma y bajo la presión de 22 toneladas, la impronta de la planchuela quedaba grabada en el cilindro, el relieve en este caso sobresalía.

Si el uso gastaba o lastimaba esta superficie, era calentado con mas temperatura, se lo reimprimía y luego era retemplado.

Como último paso, este rodillo, también con una presión en toneladas, rodaba lentamente sobre una plancha de acero de mayor tamaño y dejaba en impronta negativa el grabado con todos los billetes. Era esta la plancha de impresión.

Para cada billete había dos planchas, una para el anverso y otra para el reverso. Una vez pulida y en condiciones óptimas, era recalentada y con un rodillo se procedía al entintado. En el caso de los sellos postales había solo una.

Complementariamente a este trabajo artístico, tenían máquina de grabar guilloches, exótica y muy cara para la época. Fue traída de los Estados Unidos, y con ella se grababan mecánicamente las rosetas, guardas y fondos de seguridad en guilloche.

Impresión

nora_6.jpg

Con la ayuda del calor se lograba que la tinta penetrara en todas las hendiduras. El sobrante, se retiraba con un paño entretelado de algodón que no dejaba pelusa, y que era usado en Estados Unidos para preservar las plantaciones de tabaco del rocío y la helada.

Una máquina diferente, offset, en un proceso anterior imprimía a los billetes la tinta rosa, verde o los negros de los fondos y luego los números de serie.

Tenían además máquinas especializadas en imprimir, perforar y engomar sellos postales. De todas maneras, a estos últimos, al final del proceso se los volvía a engomar, por si habían perdido su capacidad de adhesión durante el largo proceso, en el cual se incluía el uso de vapor.

El billete era impreso de los dos lados, numerado y contado 56 veces. Luego se lo colocaba en una batea y se lo alisaba por presión. Su lugar de guardado, junto a otros valores era en el tesoro. Allí llegaban empaquetados, proceso que se hacía con una máquina que los aplastaba entre dos cilindros y vapor.

El tesoro donde se colocaban los valores ya terminados, tenía paredes, piso y techo de chapa de hierro de gran espesor.

El personal, diseñadores y grabadores

Al conformarse la Compañía Sudamericana, comenzó empleando 300 operarios en 48 meses.

Al poco tiempo, la empresa contaba con aproximadamente 500 empleados, de los cuales 250 eran italianos, y para tener una idea de la magnitud de su producción podemos citar que poseían en su depósito mas de 50000 piedras litográficas, cada una con un diseño diferente.

Su gran fuerte en aquellos años fue el staff de grabadores a buril sobre cobre, cinc y/o acero, actividad que era sumamente prestigiosa y difícil de encontrar artistas, por lo pronto, en nuestro país no había, y tenían que traerlos del extranjero.

Ferdinand Schirnböck:

nora_7.jpg

Artista austriaco (en algunos documentos aparece escrito: SCHIRNBOECK). Nació el 27 de agosto de 1859 en Austria y falleció el 30 de septiembre de 1930 en el mismo país.

Estudió en la Escuela de arte del Austrian Trade Museum y en la Academia de Arte de Viena. Allí se perfeccionó como grabador.

Fue contratado por la Compañía y trabajó en nuestro país entre 1887 y 1892. Si bien aquí trabajó durante su juventud, en su país natal hizo una carrera brillante, siendo el autor de magníficos sellos postales, entre ellos los de la emperatriz Elizabeth de Austria (Sissi), del Emperador Francisco José y billetes de varios países de Europa.

Durante 2009 en Austria se conmemoró con una muestra internacional los 150 años del nacimiento de este grabador.

nora_8.jpg

En esta nota, un documento que nos reafirma el especial talento de este artista y avala su autoría.  La Dirección General de Correos, felicita a la Cía. por el resultado obtenido con la emisión de 1892, por las viñetas de Rivadavia, San Martín y Belgrano y hace extensiva la felicitación para Ferdinand Schirnböck.

                                                                                                   Buenos Aires. Enero 10 de 1893.
Señor Director de la Compañía Sudamericana de Billetes de Banco
Don Rodolfo Laas.
——————————————————————————–
                                                                                                           Terminada la impresión definitiva de los valores postales de la nueva emisión puestos en circulación el 1º de Octubre, del año próximo pasado, esta Dirección General cumple con un deber de justicia, al presentar a la Compañía Sudamericana de Billetes de Banco sus felicitaciones sinceras por la forma artística con que se ha llevado a cabo tan delicado trabajo.
Los valores postales argentinos enriquecen ya las galerías de las Administraciones extranjeras y las colecciones de los filatélicos; y además de la innovación importante que han introducido en el sistema de las emisiones antiguas, tienen la capital importancia que les da el arte, en un trabajo esmerado, fiel a los retratos, firme y de buen gusto en sus tintas y perfecto en las líneas de los tipos.
Creería no llevar debidamente esta manifestación si no recordara en esta nota de congratulación, el nombre del artista, Fernando Schirnboeck, quien ha contribuido con su talento a la realización de la obra de arte de que me ocupo.
Con este motivo me es grato ofrecer a Ud. las seguridades de mi consideración mas distinguida.
C. Carles
Pedro N. Elicagaray
Secretario General

También realizó el retrato del Deán Funes para el sello de 50 pesos de la emisión 1891, que no circuló.

Guillermo Godofredo Nuesch. Fue un grabador muy prolífico, y son de su autoría diversas alegorías y viñetas de billetes de la Caja de Conversión y de los emitidos para «La Nación» como así también  las estampillas del centenario de 1810.
Realiza la mayor obra dentro de la CSBB, creando sellos postales, varios próceres que aparecen en los billetes, sellos fiscales, bonos, acciones e ilustraciones artísticas para libros , revistas y otras publicaciones.

nora_10

En la colección del Museo de Casa de Moneda hay 40 grabados firmados con una discreta y escondida letra N, por lo que descartamos que corresponden al suizo Godofredo Nuesch, quien para 1910 ya llevaba 25 años trabajando en la misma.

Pruebas de las planchuelas de algunos proyectos de billetes de la colección

nora_11.jpg

Otros artistas en diversas artes gráficas fueron Walter D.F. Smillie, quien se especializa en marcos, adornos y cifras y el jefe del taller de impresiones, David Russell.

De otros grabadores han llegado hasta hoy solamente sus iniciales en las correspondientes obras:  S, OK, L St., F. Sor Stvinz , A.

Alfonso / Alfredo Bosco:  Artista y diseñador con una importante obra pictórica. Se desempeñó como director artístico de la Cía. según el Instituto Dante Alighieri en su página web, él habría diseñado las emisiones monetarias que la empresa imprimió.

Fin de sus actividades

Fundada la Casa de Moneda en 1881, su Director, el Ing. Eduardo Castilla, comienza a soñar con ampliar sus actividades, convirtiéndola en la imprenta del Estado. En 1884 se comienzan a imprimir en tipografía los sellos fiscales, y diversa papelería del Estado. Al poco tiempo, y tomando como fundamento que la impresión y emisión de moneda es un acto de soberanía; entiende que no lo debe hacer una empresa privada, sumado a esto la gran diferencia de presupuesto.

Al fin, en 1897 se comienzan a imprimir los billetes en Casa de Moneda, quitándole un  trabajo muy importante y como corolario en 1908 también dejan de imprimir sellos postales.

A ello debemos sumar las huelgas de operarios en 1905 y 1907, durante las cuales los sellos postales salieron con varias imperfecciones.

Testigo de parte en estas discusiones fueron las publicaciones de la Sociedad Filatélica, de la cual Laass fue durante muchos años su presidente, y desde donde criticaba sin piedad los trabajos realizados por la Casa de Moneda. Por otra parte, el Ing. Castilla fundamentaba la competencia, según consta en la memorias de Casa de Moneda, en la gran diferencia económica entre los dos trabajos.  Todos estos factores, que no eran menores, más el boicot económico sufrido por los aliados durante la primera guerra mundial hizo que suspendiera sus actividades en 1918.

Al liquidarse la empresa, el herramental fue transferido primero al Correo Central y el 20 de septiembre de 1921 a Casa de Moneda, como lo especifica el siguiente acuerdo de Ministros.

Decreto sobre adquisición de elementos utilizados en la impresión de valores oficiales

Acuerdo de Ministros Nº 6.                                              
                                                                                                                                         Buenos Aires, julio 31 de 1920.
Visto que la Casa Curt Berger y Cía. se ha presentado a la Casa de Moneda ofreciéndole en venta por la suma de 26.141.55.m/n: 246 piedras litográficas, 24 máquinas y 5839 planchas de acero, rollos, cuños, blockes, etc. que han servido para componer las planchas usadas en la impresión de billetes de banco y lotería, títulos, bonos acciones, estampillas y valores de toda especie, emitidos por instituciones y reparticiones publicas; atentos a los informes producidos, y
CONSIDERANDO:
Que ha juicio de la Casa de Moneda, es única la oportunidad que se presenta para adquirir en las condiciones enunciadas todos esos elementos que pertenecieron a la extinguida Compañía Sudamericana- Americana de Billetes de Banco, pues a mas de haber servido para componer las planchas empleadas en la impresión de valores, pueden ser de utilidad y permiten la ejecución de trabajos en acero si se completan con maquinarias y elementos modernos, echándose, así, las bases de la sección de artes gráficas de que carece esa Repartición.
Que la Contaduría General concuerda con el parecer vertido por la Casa de Moneda y aconseja la compra de los elementos ofrecidos, con imputación al anexo D, Inicio 8, Item 4. del presupuesto General vigente.
Por lo expuesto y de conformidad con las disposiciones de la Ley de Contabilidad.
EL PODER EJECUTIVO DE LA NACIÓN,
 DECRETA:
Art. 1: Acéptese la oferta de la Casa Curt Berger y Cía. para suministrar a la Casa de Moneda, por la suma de veintiséis mil ciento cuarenta y un pesos con cincuenta y cinco centavos moneda nacional de curso legal ( $ 26.141.55 m/n), las piedras litográficas, maquinas, planchas de acero, rollos cuños, blockes, etc. de que informa el expediente adjunto ( Nº 56/C7920 de la Oficina de Contabilidad del Ministerio de Hacienda), y que han servido para componer las planchas usadas por la extinta Compañía Sud-Americana de Billetes de Banco para la impresión de billetes de banco y lotería, bonos, acciones, títulos, estampillas y valores emitidos por instituciones y reparticiones publicas.
Art. 2 – El gasto que se faculta se imputara al Anexo D. Inciso 8, Item 4 del presupuesto General vigente.
Art. 3 Anótese, comuníquese, publíquese, pase a la Casa de Moneda a sus efectos y fecho, vuelva con la cuenta respectiva.
IRIGOYEN
D.E. Salaberry- R. Gomez- J.S. Salinas. J.Moreno
Alfredo Demarchi

Considerando el desgaste por el uso de estas planchuelas durante tantos años, quedaron y se transfirieron para su puesta en valor y guarda al Museo Casa de Moneda, donde se conservan como parte fundamental de su patrimonio, la colección de 943 grabados de la Cía. Sud Americana de Billetes de Banco, que consta de las siguientes características:

*426 corresponden a retratos, viñetas, alegorías, proyectos de billetes y estampillas nacionales y extranjeras, billetes de lotería, proyectos de billetes de provincia, paisajes, etc.

*211 decoraciones en guilloche (rosetas, guardas y fondos para billetes)

*79 textos, números y letras

 El resto son motivos decorativos para ángulos, guardas, carteleras, etc., con motivos generalmente florales.

Esta importante colección jerarquiza el patrimonio del Museo y ha sido puesta en valor para su preservación.

_____________________________________________________________

Bibliografia:

  •  Guevara Ubaldo M.: Papel Moneda de la República Argentina 1890/1980. Caja de Conversión y el Banco Central de la República Argentina.
  • Cunietti Ferrando Arnaldo J. Historia del Papel Moneda Argentino. Banco Roberts. 1984
  • American Express argentina: Historias del Dinero en Argentina. 1999
  • Cunietti Ferrando Arnaldo J.; Moneda y Medallas. Cuatro siglos de historia y Arte. Edic. Manrique Zago .
  • Bottero Roberto A.: Billetes de la República Argentina. Catalogación: 1890 a 2001.
  • Jornario de las XXIII Jornadas Nacionales de Numismática y Medallística. Tandil. 2003.Billetes del Almirante Brown Ley 3062- Valor $ 1 m/n. Fernando C. Ruiz Calderón.
  • Cuadernos de Numismática y Ciencias Históricas. Centro Numismático Buenos Aires. Tomo XVIII. Nº 77. Noticias Numismáticas del Año 1887. Compañía Sudamericana de Billetes de Banco.
  • El Coleccionista Argentino. Año I Serie 1 ra.. Núm. 5. Buenos Aires, 28 de marzo de 1893. – reimpresión facsimilar del Instituto Bonaerense de Numismática y Antigüedades. Buenos Aires. 2006. Compañía sudamericana de Billetes de Banco.
  • Bil Damián Andrés. La industria gráfica en la Argentina: Situación durante la Primera Guerra Mundial ( 1914-1918) . Congreso Nacional de Estudios del trabajo.
  • Walter B.L. Bose (A.F.B.B. 112) Cantidad de valores postales emitidos en algunas emisiones argentinas. ( 1889-1910)- Boletín de la A.F.B.B. . Julio / septiembre de 1936

nora_12

Nora Emma Matassi

ARTÍCULO COMPLETO EN PDF

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s