Algunas curiosidades numismáticas (1º Parte)

Santiago Blanco*

Introducción:

La presente serie de notas, no tiene otra finalidad más que la de brindar una lectura amena al lector, ofreciendo algunas notas «de color» y datos que pueden resultar curiosos, a la vez que buscan difundir la numismática desde una mirada distinta a la que ofrece el estudio académico y metodológico de la misma. La selección de historias y anécdotas que se han incluido, por ende, no sigue ningún orden secuencial lógico, sino que responden al siempre arbitrario y subjetivo capricho del autor. Espero con sinceridad que los lectores encuentren, cuanto menos, divertidas estas breves líneas.

En la primera de esta entrega de «curiosidades», nos referiremos a una extraña profecía involuntaria en las monedas chinas antiguas, a una de las monedas más humildes y emblemáticas de la amonedación española moderna, así como también a un curioso error y discusión que se dio en torno a las monedas de plata con valor de 500 liras emitidas por Italia a partir de finales de la década del ’50. Abordaremos, además, otras dos peculiaridades dignas de ser resaltadas: la firma del líder revolucionario argentino-cubano Ernesto Che Guevara en los billetes cubanos y el curioso diseño de un billete de Seychelles que se ha prestado a discusiones y especulaciones.

  1. Un indeseado mensaje profético en monedas chinas

En 758, tras una revuelta inicialmente exitosa contra los Tang, el rebelde Shi Ming mandó a fundir sus propias monedas. Estas piezas, que pretendían circular con un valor igual al de cien monedas de bronce corrientes (!), llevaban grabada la inscripción De Yi Yuan Bao (得壹元寶), expresando así el lema enarbolado por los rebeldes: «Obtener la Unidad» (De Yi). Paradójicamente, en chino, esta leyenda también podía interpretarse como «Durar un Año», y es eso lo que el pueblo usuario entendió. Las leyendas de las monedas chinas muchas veces son abreviaturas de frases y no hay que traducirlas directamente, pero ciertamente 得壹 se traduce como «conseguir el uno» (壹 es una variante de 一 yi, uno») o «conseguir uno», con un sentido bastante ambiguo.

Cuando los rebeldes cayeron en cuenta de este negro presagio, las piezas fueron retiradas de circulación y reemplazadas por otras, cuya inscripción no presentaba connotaciones negativas. Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos esotéricos (y económicos), la maldición se cumplió de forma casi sibilina, pues la rebelión terminó por ser sofocada y su líder asesinado en 763.

china

China: Rebelión de Ān Lùshān (759 d.C.)

得壹元寶 De Yi Yuan Bao

Bronce. 100 Wén. 17,8 g.

Huaxia: #78

  1. La «Maldición de los hombres»

En 1937, el gobierno republicano de España, encabezado por Juan Negrín (con casi un año de guerra civil a cuestas), emitió las nuevas monedas de 1 peseta, que ahora eran de humilde latón (aleación de cobre y aluminio), pero mantenían el mismo peso y módulo que las pesetas de 1934, con la finalidad de preservar cierta continuidad con el pasado. No se hicieron de metales algo más ricos, ya que el cobre y el níquel eran materiales industriales que se utilizaban para la producción de los necesarios insumos bélicos.

Se trató de la primera «peseta fiduciaria» española, es decir, de la primera moneda con esa denominación que no estaba acuñada en metal con alto valor intrínseco. Estas monedas gozaron (y aún hoy en día gozan) de distintos motes, siendo los más conocidos: «peseta de Negrín» (en alusión al que por entonces era presidente del gobierno de la República); «peseta de las uvas» (o «peseta del vino»; en cuanto a su reverso), o «rubia», el más famoso de todos sus sobrenombres, en virtud al aspecto de su anverso, ya que la imagen, acuñada sobre el tono amarillento del metal se puede asimilar a la de una mujer rubia. Este apodo, prevaleció en el lenguaje popular para referirse, posteriormente, a otras pesetas doradas. El ingenio popular, siempre tan acertado, también bautizó a esta moneda como «la maldición del hombre», ya que en sí mismas, estas piezas representaban las perdiciones de los hombres: el dinero, el vino y una bella mujer rubia.

españa

República Española: 1 Peseta. 1937. Latón

Peso: 5,00g; Ø: 23,00 mm. Eje: ↑↓. Canto: estriado

Ceca: F.N.M.T (Factoría C, en Castellón de la Plana).

KM: #755; Aledón: #200; Cayón: #17691.

 

  1. Los gallardetes de las carabelas ¿dónde está el error?

Entre 1958 y 1961, la República Italiana, acuñó y puso en circulación monedas de plata con denominación de 500 liras (más adelante, también se acuñaron estas piezas, pero ya no destinadas a la circulación, sino a los coleccionistas). Estas piezas, en cierto modo, dejaban bien en claro la estabilidad política y económica que había alcanzado Italia, que tras la culminación de la II Guerra Mundial, había quedado devastada. Finalmente, el Tesoro Italiano estuvo en condiciones de poner en circulación una moneda de alto valor, incluso, intrínseco, ya que estos ejemplares se produjeron en plata. Buscando paralelismos históricos con aquel momento de bonanza, se decidió homenajear al «Renacimiento», aquella dorada etapa del arte y la ciencia europea; pero que también influyó en el pensamiento político y en la expansión geográfica, pues fue la época de los grandes «descubrimientos» de nuevos territorios.

La belleza artística del diseño de estas monedas no resiste discusión alguna. En el anverso se muestra una imagen de una bella mujer vestida con atuendos propios del Renacimiento. Se dice que fue la misma esposa del grabador, Pietro Giampaoli, quien se ofreció a posar y servir de inspiración para tamaño trabajo artístico. El reverso, por su parte, fue obra de otro eximio grabador: Guido Veroi, y esta cara, también era un homenaje a la época. La iconografía elegida es la de las tres carabelas colombinas navegando en el mar, y fue justo esta cara de la moneda, la que suscitó el escándalo.

Los usuarios recibieron con los brazos abiertos las nuevas piezas argénteas, pero no tardaron en percibir que los gallardetes de los mástiles de las naves (banderines), ondeaban en sentido contrario al de la marcha de las embarcaciones ¿cómo podía ser?… Todos entendieron que se había tratado de un grosero error y el Tesoro Italiano no tardó en mandar a rectificar el diseño. Fueron muy pocas las piezas que llegaron a circular con la iconografía original (2.000 ejemplares), es decir, aquellas que tenían el supuesto error; en cambio, las nuevas emisiones se volvieron muy comunes, y son aquellas que llevan la teórica posición correcta que debían presentar los gallardetes con respecto al viento.

Sin embargo, la cosa no terminó ahí… herido en su orgullo, Guido Veroi protesto y demostró que él había estudiado mucho el tema antes de hacer el trabajo encargado y que había basado su diseño en los datos suministrados por el mismísimo Cristóbal Colón en diario de a bordo, es decir, a fuentes estrictamente históricas, en las que se dejaba constancia de que, durante una parte del viaje a América, se había avanzado a contraviento…. Pero los argumentos del artista no convencieron y se prosiguió acuñando con el diseño modificado.

italia

Italia: 500 liras, 1965. Plata.

Ø = 29,3 mm; 10,96 g; Ceca: Roma

KM: #98. Gallardetes de las naves a derecha (diseño modificado)

  1. La firma de Ernesto Che Guevara en los billetes cubanos

La figura de este revolucionario argentino-cubano ha trascendido fronteras; su nombre, genera polémicas y agitadas discusiones, pero guste o no, su nombre se ha transformado en ícono de la lucha revolucionaria contra el capitalismo. Grosso modo, la historia del «Guerrillero Heroico» (así es nombrado oficialmente en su mausoleo) es conocida por todos… Todos saben que luchó en la Sierra Maestra junto a Fidel Castro, que también combatió en Congo y que finalmente fue asesinado en Bolivia, allá por 1967. Ahora bien, no todos conocen que tras el triunfo de la Revolución Cubana, Ernesto Guevara ocupó importantes cargos políticos en Cuba. Antes de ser Ministro de Industrias, se desempeñó como Presidente del Banco Nacional de Cuba, entre el 26 de noviembre de 1959 y el 23 de febrero de 1961. Los billetes emitidos por aquella entidad financiera en esos años llevan, como testimonio de esto, su escueta firma: «CHE».

cuba

Cuba: 50 pesos, 1960.

Billete con la firma del Che Guevara como Presidente del Banco Nacional de Cuba

Pick: #81 c.

che

 

  1. De reinas y sexo

En 1968, el Gobierno de Seychelles emitió una bonita y vistosa serie de billetes. De esta serie, el billete de 50 rupias se ha convertido, sin duda alguna, en el más famoso. En su anverso se puede observar el retrato de la reina británica Isabel II, imagen que se encuentra superpuesta a otro motivo pictórico que muestra a un barco velero arribando a las islas. En las costas hay dos palmeras. Hasta aquí, nada raro… pero, gracias a una desgraciada casualidad o ilusión óptica, si se inclina la cabeza hacia la derecha, se puede apreciar que las hojas de palmeras forman la palabra SEX… por esta razón, este tipo es conocido entre los coleccionistas como «el billete del sexo». Incluso, se ha especulado que quizás el mensaje fue puesto allí adrede, quizás como una mofa a la investidura real.

Nunca se imprimió una versión «corregida», y el billete se emitió hasta 1973 y circuló hasta 1977, cuando finalmente, fue reemplazado por un nuevo diseño. De más está decir que estos ejemplares alcanzaron buena fama, y hoy en día, en subastas internacionales, piezas en estado sin circular pueden alcanzar cifras irrisoriamente altas.

sex

Seychelles: 50 rupias, con palabra SEX en las palmeras

Emisión de 1972. Pick: #17 d.

sc-50-rupias-close-up

 

 

Bibliografía

  • ALEDÓN, J. (2005): El euro y la peseta. Catálogo de mercado 2005, A. E. Vivar, San Sebastián.
  • CAYÓN, A.; CAYÓN, A. C. y CAYÓN, J. (2005). Las Monedas Españolas: del Tremis al Euro del 411 a Nuestros Días,
  • HARTILL, D. (2005): Cast Chinese Coins: A Historical Catalogue. Trafford, Victoria.
  • JUDKINS, M. y MICHAEL, T. (2017): Standard Catalog of World Coins, 1901-2000, 44º Edición, Krause Publications.
  • SCHMIDT, T. (2018): Standard Catalog of World Paper Money. Modern Issues. 1961-Present, 24º Edición, Krause Publications.

 

 

3 comentarios sobre “Algunas curiosidades numismáticas (1º Parte)

  1. En el punto #2 arriba, el humilde latón no es una aleación de cobre y aluminio sino de cobre y zinc. La aleación de cobre con aluminio produce una especie de bronce, no latón, aunque la aleación mucho más común de bronce es la de cobre y estaño.

    Me gusta

    1. Totalmente cierto, es como dice. El involuntario fallo se debe, seguramente, a que el párrafo fue escrito de “memoria”. Estas confusiones pasan más de lo que uno quisiera.

      Me gusta

      1. También es cierto, y hay que hacerlo notar, que si bien oficialmente se habla de una aleación de bronce y aluminio, los principales catálogos la listan como “latón”.

        Saludos y gracias por comentar.

        Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s